Ha paso casi un año desde que Pedro Arteaga Mendoza sufrió un terrible accidente que le desgració la vida y la de su madre; dejándolo postrado y sin poder valerse solo.
Un día como todos, Pedro salió a trabajar como ayudante en la construcción de una vivienda en la ciudad de Piura, siendo llevado por uno de sus vecinos dueño de la obra. Aunque Pedro no era albañil, aceptó debido a la falta de trabajo; pero sin presagiar que una mala pisada en un tablón, éste se quebró y Pedro cayó desde tres metros de altura sobre una estructura de cemento, afectando fatalmente su columna vertebral. Fue llevado después de dos horas a una clínica de Piura, donde los médicos le dieron la noticia que no podría caminar. Lo operaron más de una vez pero las esperanzas de caminar cada vez estaban más lejos.
Pedro estuvo a punto de perder la vida y para eso se sumaba la indiferencia del dueño de la obra, ya que nadie respondió por los gastos que, aún se sigue generando.
Su madre María Luz Mendoza La Chira desesperada empezó a tocar las puertas de muchas personas que de buen corazón le alcanzaban algo para su único hijo, hasta un médico, dueño de una conocida clínica de Sullana, tomó su caso y le donó una cama adecuada para su descanso.
Hoy en día Pedro vive un drama, debido a que estando acostado se le producido escara en el cuerpo, para lo cual necesita de un medicamento al cual no puede adquirir por no contar con los recursos económicos; él necesita pañales, alimentos, abrigo y medicamentos (Tabletas KEFLEX 500 mg-tabletas recubiertas y CLORELASE –Ungüento).
Pedro vive solo con su madre y se encuentra aún con fuerzas para seguir luchando por su vida; él necesita de terapias físicas que le ayudarán a mantener activa la parte motora de su cuerpo, por eso aprovecha este medio para pedir a los profesionales en terapia se apiaden y lo atiendan con secciones físicas. 
Pedro y su madre esperan que su caso no quede impune y que algún día alcancen justicia, ya que sienten olvidados y sin ayuda. “…Yo era el único sustento de mi madre, yo trabajaba para ella, éramos felices y todo cambió con mi accidente” terminó diciendo Pedro.
Para cualquier información o ayuda, comunicarse a través de este medio o al telf. 073-50 2308-anexo 210. Oficina de Asistencia Social de la Beneficencia de Sullana.